Saltar al contenido

Para comprar el somier perfecto hay que tener en cuenta el tipo de colchón sobre el que se apoya y las preferencias a la hora de dormir.

Dormir las horas necesarias y tener un buen descanso, es imprescindible para la salud, tanto física como mental. Descansar nos ayuda a poder activar el cuerpo  y la mente, además de reponer las energías perdidas durante el día.

Por eso, la elección de un colchón debe ir acompañada por la elección de un somier que sea perfecto para las características del colchón y de las personas que duerman en él.

somieres

Tipos de somieres

Somieres cama nido o canguro

Somieres articulados

Somieres de base tapizada

Somieres de muelles

Somieres de Láminas

Componentes del somier

El bastidor

Es la pieza sobre la cual van montadas las patas y las láminas del colchón. Hay que tener en cuenta la resistencia del mismo y ponerlo en consonancia con el peso de las personas que van a usar el somier.

Un calibre más bajo enfrente de un peso elevado provocará deformaciones en el colchón a largo plazo.

Hay diferentes tipos de bastidor:

Somieres con bastidor de madera: Existen somieres con el bastidor de MDF (tablero de fibra de densidad media) o abedul, pero la madera de más calidad es la de haya laminada. Por lo tanto si se busca un somier de madera de calidad, la opción perfecta sería tanto madera de Haya Laminada o madera de Haya Laminada Vaporizada.

Somieres con bastidor metálico: Para decidir qué somier de bastidor metálico comprar hay que fijarse en el diámetro y el calibre del tubo. Generalmente el grosor de metal del somier, será de entre los 0,9 milímetros, los modelos más baratos; a los 1,5 milímetros, los más caros. Cuanto mayor sea el peso de los usuarios que utilizarán la cama, mayor deberá ser el calibre, ya que aportará una mayor estabilidad y comodidad.

Los tacos

Uno de los elementos a tener en cuenta a la hora de comparar somieres son los tacos de sujeción que hay en las láminas. Son los elementos que fijan las láminas al bastidor del somier. Normalmente se encuentran dos o tres tacos por lámina, según su tamaño y las características, aunque realmente es el material en el cual están fabricados el que marca la diferencia. En los modelos más sencillos es frecuente que estos tacos se fabrican en plástico general, dando una mayor firmeza al somier, siendo recomendables para el uso de colchones de muelles.

Por contra, para los colchones viscoelásticos es más recomendable que los tacos sean de caucho, para ofrecer una mayor flexibilidad a todo el conjunto y colaboran a que el material de viscoelástica se adapta mejor al cuerpo.

Además, existen somieres con tacos HYTREL, un elemento termoplástico de poliester con cualidades para uso intensivo. HYTREL combina las mejores propiedades del plástico con las mejores propiedades del caucho, proporcionando flexibilidad y una gran resistencia. Se suelen utilizar en somieres de alta gama.

tacos-somier

Las láminas

En las láminas es donde va a descansar el colchón. Por tanto es clave considerar el material y el tipo de colchón a utilizar.

Existen dos tipos de láminas respecto a sus dimensiones. Están las de láminas anchas, en las que habrá siete u ocho láminas por zona. Estos somieres de láminas anchas son recomendables para colchones de muelles, porque ofrecen un mayor soporte y base a la estructura del colchón.

Los somieres de láminas estrechas (multiláminas), son óptimos para colchones de espuma o de látex, ya que por sus características ajustan el peso de forma diferente, además de precisar apoyos más concretos. Siempre es preferible que se use la madera de haya en detrimento a la del chopo, ya que ofrece una calidad y resistencia mayor.

laminas-somieres

¿Por qué utilizar un somier?

Hoy en día existe una tendencia a dormir sobre el colchón directamente en el suelo. Hay muchos motivos para adoptar esta forma de descanso, por ejemplo: la creencia de que disminuye los dolores de espalda, mejora la circulación sanguínea, evita la caída de los niños… Sin embargo muchos de ellos no son del todo correctos porque, por ejemplo, con esta práctica el colchón sufre y no podremos disfrutar al máximo de sus beneficios para el descanso y, además, reducimos su adaptabilidad y vida útil.

El somier nos ayuda a evitar las humedades, prevenir posibles infecciones por la suciedad, además de evitar el frío. Pero el factor más importante es la estabilidad que aporta al durmiente. Un somier óptimo aportará firmeza, elasticidad, adaptabilidad y transpirabilidad para poder disfrutar de un descanso saludable y reparador.

 

Consejos a la hora de comprar un somier:

  • Comprar el somier y el colchón al mismo tiempo, porque no todos los colchones se adaptan de forma óptima a todos los somieres.
  • Es muy importante tener en cuenta las preferencias de la persona que vayan a dormir encima, porque algunos somieres pueden ofrecer más estabilidad y adaptabilidad que otros.
  • A la hora de comprar un somier de láminas; a mayor número de láminas, más firmeza.
  • Las láminas que aportan una mayor estabilidad y flexibilidad son las de madera de haya.
  • Si el colchón elegido es de látex o viscoelástica, el somier debe ser de láminas para que permita transpirar y dejar pasar el aire.

A la hora de elegir un somier, los usuarios hacen referencia a diferentes aspectos básicos. Por ejemplo, que sea una estructura sólida que pueda soportar el peso de la persona. También que pueda armarse sin mayores dificultades y que las dimensiones se correspondan con el lugar espacio donde se tiene pensado instalar.

 

Diseño

Los somieres presentan un diseño sobrio y plano en el sentido de la apariencia, ya que se busca más la utilidad a la apariencia. Tiene una estructura de acero que está pensada básicamente para absorber la presión y evitar que la estructura colapse o se deforme.

La madera usada para las láminas es de haya 100% natural, ya que es económica, versátil y resistente a los golpes. Cada lámina de 33 mm ha sido tratada de tal forma que pueda soportar la humedad, añadiendo una mayor resistencia para su necesaria durabilidad.

Este sistema de multiláminas consiste en la ubicación de estas en grupos de tres para poder mantener una estructura uniforme sin dejar ningún tipo de espacios que puedan comprometer la estabilidad.

Además, las láminas son antideslizantes para prever que el colchón pueda patinar en su superficie. Resulta de utilidad para poder posicionarlo en cualquier lugar sin necesitar ningún tipo de soporte.

 

¿Cómo utilizar un somier?

Un somier consta de varias partes, las cuales son compuestas por la estructura exterior y el armazón que va en el medio y sostiene el colchón. Las estructuras están elaboradas en madera o metal, pero lo más importante es montarlas de forma correcta.

El armazón debe formar un rectángulo. Se debe unir las cuatro partes con los tacos, los pernos o pletinas. En algunos casos los puntos donde deben colocarse ya están indicados en el armazón. Lo siguiente son las láminas.

Finalmente se colocan las patas al somier. Para ello, se debe atornillar al armazón y ajustarlas correctamente para tener estabilidad al descansar.

También te puede interesar: Guias de Muebles para Dormitorio

Somieres baratos

Somier 90cm con patas y ruedas; por sólo 39,00€

Somier de 135cm con 6 patas de acero, por un precio de 46,00€.